3 CASOS PRÁCTICOS DE COMO INSONORIZAR

¿VEMOS ALGÚN CASO PRÁCTICO?

Venga vamos a verlos, pero te digo que no vamos a dar un manual de montaje de aislamientos acústicos o insonorización, aquí vamos a ver que tipos de materiales de aislamiento acústico escogeremos y unas nociones de como colocarlos, sin entrar en detalles de montaje propios de cada fabricante o sistema de instalación. 

Lo primero que debemos saber es qué tipo de ruido queremos aislar y cual es su procedencia.

A veces no es nada fácil, ya que las puñeteras resonancias estructurales pueden complicarnos la tarea bastante, o podemos tener distintos focos de ruido, etc.

Veamos algún ejemplo.

Caso A)

Uno sencillito (para ir calentando):

Tenemos un run-run constante en casa (ruido estacionario) y sospechamos que puede ser una caja de ventilación que tenemos justo en la azotea. Pues bien vamos a asegurarnos de que esa caja es la causante de nuestro ruido y vamos a pararla (off) y ver si el ruido desaparece o no, si desaparece lo hemos localizado, ya tenemos nuestro primer éxito (muchas veces lo más complicado es identificar la fuente del ruido).

A continuación sabemos que su transmisión es estructural, por lo que tendremos que tratarlo con técnicas y materiales antivibratorios. Así que nos armamos de valor y subimos a la azotea y vemos la máquina en cuestión, lo más probable es que tenga cuatro apoyos fijados al suelo mediante tornillos y el lumbreras que lo instaló no pensó en lo molesto que puede llegar a ser ese ruido.

Pues en ese caso nos tocará a nosotros solucionarlo, para ello le daremos un vistazo a la máquina en cuestión y miraremos el fabricante y modelo (normalmente traen una chapa con las características técnicas, fabricante y modelo) y buscaremos en San Google la máquina en cuestión y veremos su peso y cualquier otra característica que nos interese (podríamos ver a la frecuencia que trabaja, pero normalmente es a 50 hz). Ya tenemos la información y la máquina pesa 60 kg, pues buscaremos unos aisladores o silentbloks adecuados a ese peso y frecuencia, teniendo en cuenta que si la caja es rectangular y el motor no está centrado los aisladores serán para distintas cargas, y los colocaremos en la zona de más peso los de mayor tolerancia y en la más ligera los de menos.

No ha sido complicado, pero podría serlo con máquinas más grandes, o fenómenos de resonancias específicos.

bancada antivibratoria
AISLAMIENTO ACÚSTICO ANTIVIBRATORIO


Caso B)

Uno corriente (facilito):

En mi dormitorio escucho a mis vecinos hablar (y otras cosas), y pienso que seguramente ellos me escuchan a mi también...que corte ¿no?, que falta de intimidad y que caldo de cultivo para la proliferación de esos seres tenebrosos (de pesadilla) que son l@s viej@s del visillo (presentes en todas las comunidades de vecinos).

Pues ya sabemos que el ruido es aéreo (recuerda que no es de de aeropuertos y aviones) y que se nos transmite a través de la pared, ¿que hacemos?... ¡exactamente! vamos a insonorizar ésa pared. ¿Como?, pues vamos a trasdosarla (vamos a forrarla).

¿Con que? Pues por ejemplo con los nuevos Paneles acústicos Insonoriza-T (la opción más sencilla, rápida y limpia sin obras). Estos paneles vienen ya configurados y no necesitan aisladores, ya que carecen de fijaciones rígidas a la pared y son realmente “flotantes”. 

                                     

Pueden estar compuestos de panel de celulosa yeso más una placa adherida de Poliuretano de alta densidad o incluso pueden incorporar una membrana acústica en su interior. Su sistema de fijación no rígida lo hacen un material bastante completo, ya que actúa como aislante y antivibratorio en uno solo.

También podemos utilizar sistemas más tradicionales, como los trasdosados de placa de yeso laminado (tipo Pladur) con su perfilería metálica, colocando el absorbente en su interior y por supuesto aisladores acústicos (si fijamos los perfiles directamente a la pared su rendimiento es menor). Este sistema conlleva más trabajo, y la consistencia del yeso laminado es inferior al panel de fibro-yeso.

Con estas técnicas y sistemas, lo normal será que reduzcamos nuestro problema de transmisión de ruido a través de la pared muy considerablemente, pero nuca corregiremos los estructurales.

Caso C)

Uno complicado:

Somos amantes del cine y tenemos un Dolby Surround de categoría, pero no queremos molestar a nuestro vecino.

Pues bien en ese caso vamos a necesitar materiales de todos los tipos que hemos mencionado (la triple A) y deberemos fabricarnos una “caja acústica” dentro de nuestro salón o habitación.

Esto va a ser un trabajo serio, pero que muy serio.

Para esta ocasión primero debemos contar con la altura de la habitación, ya que tendremos que montar un techo aislante y este va a requerir un mínimo de cámara de aire (cuanto más mejor), además también habremos de montar un suelo flotante que como poco necesitará 2 cm, así que si nuestro techo baja un mínimo de 20 cm y nuestro suelo sube 2 cm y contamos con una altura de suelo a techo de 2,60 m(la altura normal de los pisos), la habitación se nos va a quedar en 2,38m.

En cuanto a las paredes perderemos un mínimo de 5 cm o 7 cm o más con los sistemas tradicionales.

Ahora vamos a ver que cerramientos tenemos, si nuestras ventanas son de las de aluminio de toda la vida (correderas), tendremos que pensar en cambiarlas o no hacer nada, por que como te expliqué antes, por ahí se nos va a ir todo el sonido.

Pues bien, como estimamos que vamos a generar un ruido de unos 90 dB, tenemos que saber que a nuestro vecino no deben llegarle más de 30 dB, por lo tanto tenemos que conseguir un aislamiento global de 60 dB (como una cafetería), pero no te asustes (demasiado) ya contamos con unos 40 dB aproximadamente de nuestras frágiles medianeras y demás elementos constructivos, así que vamos a planificar la faena.

Una aclaración antes de empezar, el orden de montaje es muy, pero que muy, importante, por ello tanto si ejecutas tú el trabajo, como si te lo va a hacer un “profesional” tenlo en cuenta, “los detalles nos hacen grandes y mejores”.

1º El suelo:
suelo acústico antivibratorio
INSTALACIÓN DE SUELO ACÚSTICO A RUIDO DE IMPACTO
Es lo primero que montaremos, ya que queremos que los trasdosados (la falsa pared que vamos a colocar) descanse sobre él y evitar puentes acústicos.

Una opción muy práctica es la tarima flotante, hoy día tienen unos sistemas de montaje a base de clik extraordinariamente sencillos de montar y no necesitan de obras. En cuanto al espesor te recomendaría que tuviese al menos 10 mm (si tiene más mejor). Este será nuestro material aislante (ante el ruido aéreo), pero ahora tendremos que implementarlo con alguna cosilla más, así que colocaremos una lámina antiimpacto. ¿Que tipo de lámina?, pues escogeremos entre el clásico poliuretano y las muy modernas y efectivas láminas de caucho reciclado en sus distintos espesores (funcionan realmente bien).

Eso sí, tenemos que tener muchísimo cuidado de que la tarima no toque en ningún punto con la pared original para evitar posibles puentes acústicos. Para ello te recomiendo colocar un perímetro (a modo de solapa, plinto o rodapié) con el mismo material que coloquemos debajo de nuestra tarima, así garantizamos que no hay contacto con la pared y por lo tanto evitamos el peligro del puente acústico.

2º Las Paredes:

Trasdosar las paredes será nuestra siguiente faena, así que manos a la obra, ¿o mejor sin obra?.

Como en caso anterior hemos comentado como trasdosar, no nos extenderemos en éste, por qué seguro que lo cogiste antes a la primera .

3º El Techo

Para el techo necesitaremos al menos:

(por supuesto si tenemos un falso techo de escayola o similar tendremos que quitarlo)

1º Aisladores acústicos para suspender nuestro techo acústico del forjado.

Generalmente estos se suspenden con varillas roscadas y tacos de latón y escogeremos uno u otro modelo en función del peso y el nº de aisladores por m2 que vayamos a colocar.
Ejemplo si nuestro sistema pesa 20 kg/m2 y vamos a colocar 2-3 ailadores por m2 estos deberán de actuar entre 18 y 30 kg. No por poner unos aisladores más potentes (para más kilos) va a funcionar mejor el sistema, sino todo lo contrario.

Tendremos que dotar de un buen absorbente a la cámara que vamos a dejar, para ello podemos elegir entre la multitud de absorbentes que tenemos en el mercado como espumas de poliuretano, lanas minerales o de vidrio, geotextiles, en las distintas densidades existentes. 

insonorización techo
INSTALACIÓN DE TECHO ACÚSTICO

Yo personalmente empecé hace 11 años con las lanas minerales y me fueron muy bien, pero actualmente las espumas de poliuretano me están gustando cada vez más, ya que son muy limpias y cómodas de trabajar y además se comportan mejor a bajas frecuencias, el inconveniente es que son un poco más caras (muy poco) que las lanas minerales o de vidrio.

insonorización techo
INSTALACIÓN DE TECHO ACÚSTICO 2
Por último habremos de decidirnos por las placas aislantes que vamos a utilizar. Podremos elegir entre un numero considerable de ellas, desde la clásica placa de yeso laminado (tipo pladur) o de celulosa y yeso, tableros de densidad media (DM) y alguno más que se te ocurra y te entre en precio. Si las placas son espesores pequeños (10 mm o menos) es aconsejable poner dos capas de material, y si entre placa y placa metemos una membrana o lámina elastómera (de asfalto) o de caucho sería genial ya que mejoraríamos considerablemente el comportamiento de nuestro techo (sobre todo a bajas frecuencias, que son bastante jo...).

En cualquier caso nunca optaremos por techos desmontables de escayola o chapa, ni nada parecido, nuestro techo debe ser continuo y homogéneo, sin agujeros que puedan producir pérdidas (nada de foquitos empotrados ni cosas por el estilo, ya que cada agujero que hagamos deteriorará el aislamiento).

El techo en sus extremos deberá ir fijado a los trasdosados que hemos montado previamente, por eso te decía que el orden es fundamental a la hora de hacer una buena instalación.

Si te fijas observarás que primero ponemos el suelo, con lo que ya éste está aislado del suelo primitivo, acto seguido montamos los trasdosados sobre él, con lo que ya están aislados tanto de la pared como del suelo primitivos, y por último montamos el techo que al ir rematado sobre los trasdosados queda también perfectamente desolarizado y así es como conseguimos la famosa “caja acústica”. Esto de la caja acústica es una idea, que consiste en que dicha caja aisle tanto a ruido aéreo como a transmisiones estructurales, o lo que es lo mismo, que vibra ella solita sin que pasen esas vibraciones a la estructura.

Como toque final (te recuerdo que los detalles nos hacen grandes y mejores) a nuestros magníficos altavoces dolby, trataremos de dotarlos de su pequeño sistema antivibratorio individual para mejorar todo el sistema, ya sea colgándolos con aisladores o poniéndoselos entre su base y el suelo.

Para otros casos más extremos, te recomiendo que contrates con profesionales (de verdad, no de “carne con papas”) que realmente sepan y dominen las técnicas de aislamiento y te saldrá más barato y mejor, y como ya sabes bastante del tema no te será difícil diferenciar a los profesionales del aislamiento acústico de los “montadores de pladur” (oficio magnífico, pero diferente del que necesitas).

En fin, espero que este mini-manual te haya servido de algo, y sobre todo espero que te animes a solucionar el problema de ruido, que te ha traido hasta aquí, con el mayor éxito.

Si te ha resultado útil este post o te ha gustado la información blog, me sería de mucha utilidad, para saber si lo estoy haciendo bien, que respondieras a la encuesta rápida (sólo una pregunta) que tienes en la parte inferior de la página.

2 comentarios:

  1. Buenas. Desde Cáceres, España. Enhorabuena por el blog y gracias por la info. Seguro será de obligada consulta cuando me ponga manos a la obra! Un saludo!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.