viernes, 7 de septiembre de 2012

Un local bien insonorizado es garantía de tranquilidad para el propietario y sus vecinos.

En éste post voy a relataros una anécdota real:

En una ocasión después de insonorizar un local, a "maja y martillo" y dotar a éste de su correspondiente limitador de sonido (obligaorio en locales tipo 2 y 3), la vecina de arriba "seguía quejándose de los ruidos del mismo".

Ante las quejas constantes de dicha vecina (una persona educada y correcta) mi cliente me llamó y me comentó la situación, con lo que quedé perplejo, ya que el trabajo de aislamiento acústico fue "de libro" y además había sido certificado por un laboratorio acústico de prestigio con resultados más que favorables y no era posible que le llegase nada de sonido, procedente del local, a su vivienda.

Ante tal echo visité a mi cliente y le pedí que concertara una visita a la vivienda de la vecina afectada (en teoría) para verificar los niveles acústicos.

Así mismo una vez fue concertada la cita, cité a su vez al ingeniero acústico que realizó la medición (con su equipo sonómetro) para verificar de nuevo las instalaciones, y llegó el día...

La escena fue la siguiente:

La vecina, su esposo, el propietario del local y su socio, el técnico del laboratorio y su ayudante,  uno de mis operarios y yo, en total  ocho personas en su dormitorio, al rededor de su cama, en silencio absoluto, conteniendo la respiración para oír con la máxima claridad que nuestro sentido del oído nos permitiera, los sonidos provenientes de la actividad del local y ninguno de nosotros escuchaba nada (el sonómetro tampoco), ¡pero sorpresa! aquella buena Señora comenzó a gritar ¡¡PERO ES QUE NO ESCUCHÁIS!! ¡¡QUÉ PASA ¿QUE ESTOY LOCA?!!...y claro todos nos quedamos perplejos, incluido su esposo.

Pues no, aquella señora no estaba loca, el problema es que llevaba años escuchando los ruidos del local y continuaba oyéndolos, supongo que por obsesión o por el estrés acumulado durante años, pero lo cierto es que ella estaba sufriendo con aquello realmente.

La señora vecina estaba realmente afectada y aunque el problema había sido corregido ella tardó meses en volver a la normalidad.

En Insogar estamos convencidos de que el derecho a ejercer tu actividad económica no tiene por qué generar conflictos con tus vecinos, y que ellos también tienen derecho al descanso y a la tranquilidad en su hogar.  






Si te ha resultado útil este post o te ha gustado la información blog, me sería de mucha utilidad, para saber si lo estoy haciendo bien, que respondieras a la encuesta rápida (solo una pregunta) que tienes en la parte inferior de la página.

                MUCHAS GRACIAS POR TU VISITA Y COMPÁRTELO EN TUS REDES,
                     O PUEDES REGALARNOS TU "ME GUSTA EN NUESTRA PÁGINA FACEBOOK"
                                         SEGURO QUE LE VIENE BIEN A ALGÚN AMIGO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.